Saludo Representante Legal

Carlos Eduardo Soria
Representante Legal

Artesanos de la vida al servicio de la educación reza el lema de nuestro Instituto Claret. Esta expresión condensa muchos sentidos. Es la vida de nuestros jóvenes y son sus proyectos de vida, aquello con lo que trabajamos ‘artesanalmente’ día a día, a ellos servimos en nuestro encuentro interpersonal, a ellos acompañamos en el camino de tantas experiencias compartidas a lo largo del año escolar que iniciamos juntos. La tarea que tenemos entre manos es enorme, y nos exige estar preparados, exige además nuestra dedicación y supone una particular vocación.

Nuestra comunidad educativa está animada por los rasgos identitarios de la Congregación de los Misioneros Claretianos. Nos proponemos vivir(los) (a esos rasgos) con sencillez y profundidad, para ser una comunidad en misión al servicio de la vida, que asume la necesaria articulación del triple frente pedagógico-pastoral-administrativo, a fin de que la gestión de nuestro Instituto pueda integrar armoniosamente la formación académica y humana junto a un proyecto pastoral que da vida a las opciones que surgen del seguimiento de Jesús misionero al estilo de Claret.

A lo largo de este año, diremos y escucharemos muchas palabras. Palabras que nos ayudarán a dar concreción a las tareas que se nos propongan, palabras que construirán diálogos, que formularán preguntas, que expondrán respetuosos desacuerdos, palabras que posibiliten búsquedas y encuentros. Palabras que ojalá todas ellas estén llenas de sentido y ayuden a construir vida verdadera. Palabras que irán haciendo verdad aquel servicio artesanal de una educación transformadora. Aquel que escucha, puede acoger la palabra del otro, y hacerla suya, y generar una palabra propia. Ojalá que podamos encontrarnos, escucharnos, dialogar, tender puentes, y poner en juego responsablemente nuestra palabra, nuestra vida. 

Que encontremos en la Palabra de Dios -que nos habla en la Biblia y en la Vida- una guía para este camino maravilloso y apasionante de vivir, aprender, caminar, compartir.Se nos invita en este tiempo a tomar conciencia acerca de qué tenemos para ofrecer en este mundo y a nuestra sociedad, dando así un sentido profundo a lo que somos y hacemos. Nuestro camino seguramente no estará exento de dificultades y problemas que deberemos resolver con creatividad y esfuerzo. Necesitamos recordar todos los días a quienes servimos en la tarea educativa que desempeñamos. Y asumir que nos vamos transformando, vamos creciendo cuando nos sabemos una escuela “en salida”, al encuentro y al servicio de cada uno de sus miembros, una comunidad de testigos y mensajeros de la alegría del evangelio, de la buena noticia.

Les saludo y les doy la bienvenida a este año escolar que iniciamos con esperanza y alegría, abriendo las puertas de nuestra casa para todos: estudiantes, apoderados, funcionarios.  Queremos que el Instituto Claret sea una verdadera comunidad al servicio de la vida que aquí se vive y se acompaña en los diversos trayectos de formación y educación. Ojalá seamos capaces de aportar aquello que cada uno es y ha recibido como un don para que este proyecto se realice desde nuestro compromiso con la labor cotidiana.

Que nuestra madre, la Virgen María nos bendiga y nos guarde siempre en su Corazón. Que el ejemplo del P. Claret, misionero incansable, nos anime día a día. Que ellos, que supieron escuchar y decir palabras con sentido, que supieron educar con el ejemplo de sus vidas, nos permitan vivir días de intensos aprendizajes y experiencias enriquecedoras, para que podamos aprender entre todos, juntos, y para que seamos capaces de educar para la vida.

 

 

Saludo Equipo Directivo

   

Estimada Familia Claretiana, hacemos llegar un afectuoso saludo  y deseos de que  puedan concretar exitosamente los objetivos, tanto personales como institucionales; que irán en directo beneficio de cada uno de los integrantes de nuestra comunidad.

La educación de los colegios Claretianos está inspirada en la pedagogía de Jesús, concebida como una educación de evangelización integral, es por ello que nuestro Proyecto Educativo Institucional, se enmarca en la inclusión, en la formación de estudiantes que contribuyan a su entorno, respetando la realidad intercultural y fomentando una educación que desarrolle sus competencias, habilidades y valores.

Los instamos a buscar siempre los caminos de unidad y de diálogo, que nos permitan construir juntos una sociedad en la cual la diversidad nos enriquezca y haga de nuestros objetivos, un ideal común. Esperamos, confiados en el Señor, que este nuevo año escolar esté colmado de desafíos que nos permitan crecer y caminar juntos como comunidad, con un objetivo: Ser artesanos de la vida, al servicio de la educación.

Que el corazón de María y el espíritu del Padre Claret, nos sigan uniendo en una educación evangelizadora que camina tras las huellas de Jesús. Con el cariño de siempre,